Archivo del sitio

Cloud Computing: oportunidades y recomendaciones de proveedores

En ese punto se presentan las aportaciones del nuevo modelo tecnológico que poseen un mayor potencial, los sectores para los que resulta de mayor o menor interés, y una serie de recomendaciones para su adopción tanto a nivel tecnológico, como estratégico y de gestión.

a) Las oportunidades más importantes serían las ofrecidas a compañías de reciente creación, con grandes posibilidades de crecimiento, emprendedores y aquellas empresas que necesitan hacer nuevas inversiones o no poseen una infraestructura estable, ya que las tecnologías cloud suponen un ahorro importante, además de darles flexibilidad y competitividad. Las oportunidades a todos los niveles serían: la reducción de costes, que no ahorro TI, dejando de tener gasto operativo, pasando a gastos estratégicos y de gestión, suponiendo esto un elevado aporte de valor a la empresa.

b) Dentro de los sectores a los que les resultaría de gran interés estarían los relacionados con comercio electrónico, media, call centers y en general cualquier tipo de empresa basada en la realización de proyectos. La banca y los seguros presentan cierta resistencia sobre todo en sus funciones centrales, pero existen muchas otras aplicables en formato cloud (Gestión de nóminas, CRM, etc.) y debido a la continua reestructuración de estos negocios, serían de los sectores de mayor potencial.

c) El tipo de solución tecnológica va a depender totalmente del tipo de empresa y proyecto a acometer.

d) En cuanto al proveedor se buscará que cumpla con los requisitos que exigiríamos a la propia empresa. Será fundamental evitar el efecto de bloqueo por parte del proveedor que ofrezca un acuerdo de nivel de servicio (ANS) que le supongan penalizaciones por incumplimiento, que ofrezca lo que realmente se necesita y preferiblemente ofrezca servicios en todos los modelos del cloud.

Cómo elegir un proveedor de Cloud Computing

La elección de un proveedor adecuado de la nube cobra especial relevancia en el mundo empresarial, ya que el desempeño de sus actividades básicas y la satisfacción de sus clientes en términos tanto de calidad como de rapidez y confidencialidad, dependerá en gran medida de ello.

Los criterios más importantes son los siguientes:

a) Legislación: Resulta imprescindible que el proveedor cuente con las acreditaciones y certificados de los organismos internacionales más reconocidos. A nivel nacional la LOPD (Ley Orgánica de Protección de Datos) es una de las más significativas.

b) Seguridad: La seguridad debe estar incorporada en todos sus sentidos como un elemento base en el despliegue de la infraestructura. Los accesos y virus deben de estar bajo control en todo momento y la posibilidad de contar con backups o copias de seguridad.

Otros elementos clave para determinar el grado de seguridad que ofrece el proveedor son los cortafuegos, herramientas para el control de código malicioso y los sistemas de detección y prevención de intrusiones, entre otros. Mucha información es especialmente crítica y, por ello, preocupa el lugar donde esté ubicada. Sin embargo, los centros de datos cuentan con unas medidas de seguridad más elevadas que las que suelen tener implantadas las empresas en sus instalaciones.

c) Disponibilidad: Para ofrecer garantías a la empresa de poder contar con un servicio continuado, es conveniente que los recursos se distribuyan en una plataforma informática redundada para asegurar siempre una alta disponibilidad.

d) Soporte: El equipo de soporte técnico también será fundamental a la hora de decidir uno u otro proveedor. La empresa debe considerar si desea contar con un soporte continuado y atención telefónica, o solo correo electrónico, y si va a tener acceso a un grupo de especialistas en caso de que lo necesite.

e) Integración: Además de todo lo expuesto anteriormente, los servicios ofrecidos por el proveedor deben estar completamente integrados.